comment 0

Bajo mis manos

Bajo mis manos
tus pequeños senos
son los vientres vueltos
de gorriones caídos y suspirantes.

Cuando te muevas
oigo los sonidos de alas cerrándose
de alas caídas.

Permanezco mudo
porque has caído junto a mí,
porque tus pestañas
son las espinas de pequeños y frágiles animales.

Temo el momento
en que tu boca
empiece a llamarme cazador.

Cuando me llamas cerca
para decirme
que tu cuerpo no es hermoso
quiero convocar
los ojos y ocultas bocas
de piedra, la luz y agua
para que atestiguaran en tu contra.

Quisiera
que te entregaran
la temblorosa rima de tu rostro
de sus profundos cofrecillos.

Cuando me llamas cerca
para decirme
que tu cuerpo no es hermoso
quiero que mi cuerpo y mis manos
fueran estanques
para tu mirada y tu risa.

Leonard cohen

Anuncios
Archivado en: poesia

About the Author

Escrito por

Atención y silencio vuelven memorable el presente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s